APIVE son las siglas de Asociación de Promotores Inmobiliarios de Viviendas del Ecuador.

La Asociación de Promotores Inmobiliarios de Viviendas del Ecuadores una institución sin fines de lucro, que aglutina a los mayores promotores de vivienda del Ecuador, en número de viviendas provistas al mercado inmobiliario ecuatoriano. Sus asociados, con sede en las áreas metropolitanas de Quito, Guayaquil y Manta, han provisto de vivienda digna a cientos de miles de hogares a lo largo y ancho del Ecuador a lo largo de las últimas décadas.

El objetivo de APIVE es servir de foro para que las empresas promotoras compartan sus experiencias, desafíos y logros, con el objetivo de impulsar conjuntamente el acceso a vivienda y la calidad de vida urbana en el país.

A través de sus actividades, los asociados se constituyen en importantes catalizadores del desarrollo productivo nacional, al asegurar un importante número de plazas de trabajo, dinamizando la economía.

Los promotores inmobiliarios de vivienda son empresarios grandes y pequeños que estructuran proyectos multifamiliares para responder a las necesidades de vivienda de familias e individuos.

Los promotores que conforman APIVE tienen en su conjunto cientos de años de experiencia atendiendo hogares en busca de una vivienda y un hábitat donde prosperar

Se denomina Promoción Inmobiliaria de Vivienda a la actividad productiva que consiste en la estructuración de proyectos de vivienda, desde su planificación inicial hasta su entrega a satisfacción del nuevo propietario de la vivienda.  Esto incluye contratación de diseños, de estructuración financiera y legal, construcción, gestión de ventas, entre muchas otras actividades que dinamizan el empleo y la economía.

En cada una de las etapas de un proyecto de vivienda los promotores contratan personal especializado en las ramas que requiere el éxito del proyecto; entre ellas se encuentran arquitectos, ingenieros, urbanizadores, diseñadores gráficos, de jardines y de interiores, publicistas, abogados, administradores de negocio, corredores de bienes raíces, financieros, contadores, personal administrativo y por supuesto, obreros con distintas especialidades que, en su conjunto, representan más del 35% del total del empleo generado por un proyecto inmobiliario.

La Promoción Inmobiliaria representa una parte importante del rubro construcción (rubro estándar según el Código Industrial Internacional Uniforme de las Naciones Unidas), responsable del alrededor del 10% el Producto Interno Bruto ecuatoriano al 2018.  Cada año, los promotores inmobiliarios del país dotan de una vivienda, de espacios verdes y comunitarios a varias decenas de miles de hogares.

En materia de empleo, el sector provee de sustento a no menos de 300 mil ecuatorianos de manera directa , y, siguiendo la convención internacional, a un número cinco veces mayor de personas indirectamente, es decir que 1´500.000 personas reciben algún tipo de ingreso ligado a la construcción.

En materia tributaria, la actividad de Promoción Inmobiliaria contribuye al fisco con millones de dólares en tributos, aportando al dinamismo de la economía por vía de la inversión pública.

A diferencia de otras actividades de construcción, cuyo objetivo puede ser variado –infraestructura pública, comercio, industria, … –, la Promoción Inmobiliaria de Vivienda concentra su esfuerzo en atender el déficit habitacional que caracteriza al país.

Los proyectos inmobiliarios de vivienda consisten de manera general en un conjunto de casas o departamentos, dotados de los servicios públicos de rigor, así como de infraestructura que enriquece la convivencia en el lugar.

La promoción inmobiliaria de vivienda sufre en general con la inseguridad jurídica, inestabilidad macroeconómica así como por causa del desconocimiento de su rol en la solución del déficit habitacional y de otros problemas sociales correlacionados que atañen al Ecuador.  Como derivación de estos grandes problemas, cuando el sector financiero no puede facilitar el acceso al crédito de vivienda, el sector se ve seriamente afectado.

Según las coyunturas, el sector puede verse afectado también por la volatilidad de los precios de insumos, por la sobrevaloración de terrenos en ciertas zonas, y por la falta de financiamiento para vivienda por parte de las instituciones especializadas.

Muy seguro.  Ya sea al comprar una propiedad inmobiliaria –casa o departamento– o al constituirse en inversionista de un proyecto, el retorno del sector es uno de los más altos y seguros del mercado financiero.

Si bien no es común, un proyecto puede fallar. Para administrar ese riesgo existen instrumentos jurídicos y se recomienda fuertemente a los clientes asesorarse con sus personas cercanas y con profesionales de confianza a la hora de tomar una decisión tan importante como lo es comprar una vivienda.  Si se toma una decisión bien pensada, el cliente no tiene por que verse afectado.

En cualquier caso, APIVE provee de estadísticas y de asesoramiento a sus asociados, que son empresas con solvencia técnica y moral, exitosas en el medio, a fin de mejorar la toma de decisiones y garantizar que los proyectos que ellos realicen se enmarquen dentro de las normas técnicas más estrictas a nivel internacional.

Directamente a través del email info@apive.org

Nuestros asociados generan movimiento económico directo por más de mil millones anualmente.

Nuestros asociados han colocado más de 50 mil unidades de vivienda en el mercado en los últimos 5 años.

¡Despeja tus dudas y conoce un poco más acerca de nosotros!

Estudios, informes, memos, oficios, encuestas, sectoriales, acuerdos, decretos, instructivos, leyes y ordenanzas.

¡Mantente al día con nosotros!

💡Conoce la información más relevante del sector inmobiliario, ingresa a bit.ly/2yTPIJw y suscríbete a nuestro boletín informativo #BoletinesApive pic.twitter.com/LXvRJYhdir

Hace alrededor de 2 días del Twitter de APIVE vía TweetDeck

X