Economía

Desenredando el enigma de las tasas de interés en créditos hipotecarios: ¿Qué está pasando y cómo nos afecta a todos?

Queremos hablarles sobre algo que puede sonar súper técnico pero que, en realidad, nos afecta a todos: ¡las tasas de interés en los préstamos para comprar vivienda!

¿Por qué nos importan las tasas de interés en el mercado inmobiliario?

Cuando queremos comprar una vivienda, generalmente necesitamos un préstamo para pagarla, pues los inmuebles no son cosas que se pagan con suelto; es ahí que nos enfrentamos a las tasas de interés, que son la forma en la que se representa el costo del dinero que pedimos prestado. 

Pero últimamente, en todo el mundo, esas tasas han estado un poco… problemáticas. 

¿Qué está pasando con las tasas ahora mismo?

Todo está patas arriba en el mundo de la economía. La inflación ha estado subiendo, y eso hace que pedir prestado dinero sea más caro. Como ejemplo está que la Reserva Federal de Estados Unidos, el organismo que decide cuántos dólares circulan en la calle, ha venido tomando decisiones durante más de un año para recoger el circulante. Esto afecta a cuánto pagamos por los préstamos en todo el mundo y en todas las áreas de la economía: por ende también a la disponibilidad de dinero para comprar vivienda.

En resumen, las tasas de interés han subido un montón, y eso hace que los préstamos para comprar vivienda sean más difíciles de obtener y más costosos.

En Estados Unidos por ejemplo, mientras hace un par de años la tasa para hipotecario se ubicaba en el 1 o 2%, hoy rara vez se encuentran tasas abajo del 5%. Con otros números, el mismo fenómeno se da en Europa y en los países de latinoamérica.

¿Qué pasa si no hacemos nada al respecto?

Como en Ecuador existen topes de tasa de interés impuestos por las autoridades económicas, si los bancos no consiguen plata barata que les permita cubrir sus costos de operación y de brindar crédito dentro del tope impuesto, dejan de prestar. La situación está tan al límite que los bancos pueden empezar a dudar en prestar dinero para acceso a vivienda. Eso significa menos opciones para nosotros y menos posibilidades de tener nuestra propia casa.

¿Qué se puede hacer al respecto?

Necesitamos que las personas que toman decisiones revisen esas tasas y las hagan más justas. Si podemos ajustarlas según cómo esté la economía, todos saldremos ganando.

Esto es particularmente grave en el caso de personas que ya han contratado la construcción de su vivienda y que van a requerir un préstamo para que se las entreguen, so pena de perder su anticipo o de tener que renegociar los plazos. Si no les dan el préstamo, que pasa? No pueden pagar ellos, ni pueden pagar los promotores del proyecto a sus proveedores o a los bancos que les prestaron para construir. Y todo se para. 

Obviamente, para alguien que requiere una vivienda, no hay crédito más caro que el que no existe. Dicho de otra forma, no poder acceder a crédito pone a las personas en situaciones más vulnerables que pagar un poco más por su tasa, durante un tiempo, hasta que se normalice el mercado financiero internacional.

¡Hagamos que comprar casas sea más accesible para todos!

Pedimos a quienes pueden cambiar estas cosas que revisen esas tasas de interés para los préstamos para comprar vivienda. Si las adaptamos al mercado, ¡podemos hacer que comprar una casa sea más fácil y justo para todos!

 

Las instituciones financieras pidieron a APIVE participar en una petición formal hacia las autoridades económicas para que se ajusten temporalmente las tasas. Puedes leer la comunicación AQUÍ

Related posts

Municipio de Quito ofrece oportunidad de remisión de intereses para deudores tributarios

Alexandra

Las remesas salvan a una economía ecuatoriana que no despunta

EditorApive

El Niño e incertidumbre ponen en riesgo 10.000 reservas de vivienda

EditorApive
X